La vida aquí

¿Por dónde empiezo? Hay tantas cosas que contar, tantos detalles que no puedo pasar por alto!

La residencia. Creo que ya he comentado que es vieja, y que tiene pocos servicios. 3 duchas, 1 microondas, dos placas eléctricas, y 3 tazas W.C. para unas 20 personas. No está mal ¿no? Cuando vi la habitación me quedó poco para dar media vuelta. Sabía que no me iba a encontrar con gran cosa, pero el golpe fue bastante duro. Aunque ahora, con un poco más de perspectiva, puedo decir que estoy a gusto aquí. Tampoco me cuesta mucho adaptarme a nuevas situaciones, y teniendo en cuenta que tengo la ducha en frente y no me tengo que pasear por ningún pasillo en albornoz recién levantada, soy toda una privilegiada! Lo peor es la comida. No se puede hacer gran cosa con un cazo, una sartén, y una placa eléctrica, pero intento hacer caso de Arguiñano y comer toda la fruta que puedo!!! Estas fotos a modo de testimonio gráfico. Como se ve el lujo está omnipresente!

Mi habitación

Los horarios son completamente diferentes. Un día tengo clase de 13h30 a 17h00, y al día siguiente de 8h15 a 10h15, para luego volver de 18h a 20h. Pero como la residencia está a penas 10 minutos andando del campus no se hace tan pesado. Y los horarios de comida… En eso ya me he vuelto francesa. No me queda más remedio porque el comedor universitario cierra a las 13h30!!!! Así normal que a las 7 de la tarde me entre un hambre atroz, y no pueda esperar más para cenar!

Las actividades extra-escolares son múltiples. Hay un recinto multiusos en el campus que se llama Le Tambour, donde siempre hay algo organizado. El martes fue un concierto, el miércoles una película sobre Sigur Ros, teatro, conferencias,… No hay tiempo para aburrirse. Además el precio está puesto a la medida de los bolsillos más sufridos como el míon:-) 4€ o 5€ máximo. Una gozada! En Rennes hay 3 cines con películas en versión original, y en dos ciudades cercanas otros dos más… Un Centro Bretón de Teatro, una opera, etc etc etc.

La cocina

La gente: mejor imposible. Tanto en la universidad como la gente de Erasmus. Me dejan apuntes sin problemas, incluso me lo proponen sin decir yo nada. Y los Erasmus (aunque podría decir lAs erasmus, porque somos casi todas chicas) tienen (tenemos) un buen rollo especial. Hay gente muy maja, sobre todo las alemanas y las escandinavas, que son las que más cerca tengo. Tengo a Alemania a mi derecha y a Suecia a la izquierda. Y estoy encantada. Si no vas al cine con unas, vas a un concierto con otras, o comes con alguien más. Lo dicho, que no hay tiempo para aburrirse en absoluto.

Los profesores: de todos los colores. De momento van mitad y mitad, mitad majos, mitad arrogantes. El profesor de portugués es el mejor, además por lo visto le jubilan este año, y el hombre está contentísimo (ojalá sea bueno con mi nota!). Pero los profesores de lingüística arrastran muchos prejuicios. El otro día, cuando me presenté (aconsejan a todos los erasmus que lo hagamos), me dijeron ambos que sería mejor que no siguiera asistiendo a esa clase, porque seguramente no sería capaz de aprobarla… Sin conocerme, sin saber que conocimientos tenía, ni en qué curso estaba. El profesor de la parte práctica quedó un poco sorprendido cuando supe hacer los ejercicios que tenían previsto para esa hora, y se quedó con tal cara que me hubiera gustado hacerle una foto.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: