La Rafle

marzo 21, 2010
Ayer fui a ver La Rafle, película que recrea una de las páginas más vergonzosas de la historia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, y bajo el Gobierno de Vichy dirigido por el Mariscal Pétain. Merece ser vista, visualmente es muy buena y las actuaciones (sobre todo la de los niños) son extraordinarias, pero también muy dura. Por lo que pasó, y porque desgraciadamente todavía después de 70 años las personas seguimos empeñadas en destruirnos las unas a las otras bajo el pretexto de diferencias religiosas, culturales, económicas o políticas.

La Redada del Velódromo de Invierno (en francés: rafle du vélodrome d’hiver), normalmente denominada como rafle du vel d’hiv, fue la redada más importante realizada en Francia contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

En julio de 1942 el régimen nazi, con el apoyo del Gobierno francés de Vichy y su policía, organizó la operación “Viento primaveral”: una gran redada de judíos llevada a cabo en diversos países europeos. En Francia, el régimen de Vichy movilizó a la policía francesa para participar en esta operación.

En París 9.000 policías y gendarmes tomaron parte en ella.

Los judíos franceses estaban fichados desde 1940 y las autoridades conocían, por tanto, sus direcciones. Las instrucciones del director de la policía municipal, M. Hennequin, el 12 de julio de 1942, fueron:

  • Los policías e inspectores, después de verificar la identidad de los judíos que tenían que arrestar, debían hacer caso omiso y no discutir las diferentes observaciones que les pudieran hacer.
  • No atenderán a su estado de salud. Todo judío arrestado deberá ser conducido al Centro primario.
  • Las detenciones deben ser efectuadas con la máxima rapidez, sin palabras inútiles y sin ningún comentario.

El 16 de julio de 1942, a las cuatro de la madrugada, 12.884 judíos fueron arrestados (4.051 niños; 5.802 mujeres; 3.031 hombres). Un número indeterminado de personas, prevenidas por la Resistencia francesa, o beneficiándose de la falta de celo de algunos policías, pudieron escapar de la redada.

Las condiciones del arresto fueron penosas: las personas arrestadas no podían llevarse más que una manta, un par de zapatos y dos camisas; después separaron a las familias, muchas de las cuales nunca volvieron a reunirse.

Tras el arresto, una parte de los judíos (los que no tenían niños) fueron conducidos en autobús al campo de Drancy (al norte de París). Otros fueron enviados al Velódromo de invierno (situado en el XV distrito), que sirvió como cárcel provisional (en 1941 ya había sido utilizado en otra redada). Cerca de 7.000 personas tuvieron que subsistir durante cinco días sin comida y casi sin agua; el que intentó huir fue fusilado en el propio campo. Una centena de prisioneros se suicidaron. Los prisioneros fueron conducidos a los campos de Drancy, Beaune-la-Rolande y Pithiviers, antes de ser deportados a los campos de exterminio alemanes.

Esta redada, por sí sola, representa más de una cuarta parte de los 42.000 judíos franceses que fueron enviados a Auschwitz en 1942, de los cuales sólo 811 regresarían al término de la guerra.

Fuente: Wikipedia

Soy voluntaria

marzo 18, 2010

Acabo de recibir una noticia buenísima! Siempre he querido ser voluntaria, pero nunca he encontrado ni el tiempo ni el proyecto al que me pudiera unir hasta ahora. Todo ha sido muy fácil y ahora me arrepiento de no haberlo hecho desde el principio de mi estancia. Supongo que en ese momento tenía muchas cosas a las que adaptarme primero.

Todo empezó con un cartel en el tablón de anuncios de la residencia. Era de una asociación a nivel nacional que buscaba voluntarios para “acompañar a un joven” (según el slogan). No sabía muy bien de que se trataba, pero hace cosa de tres semanas me acerqué a los locales que la asociación tiene en Rennes y que además están justo detrás de mi residencia. Me explicaron en qué consistía y quedé encantada. El proyecto empieza con el comienzo de cada curso, así que no sabían muy bien si yo iba a poder encajar, dado que estamos ya en Marzo, pero ayer recibí una llamada y han encontrado un “joven” para mi.

Pero, ¿en qué consiste todo esto? Al principio yo pensaba que se trataba de ayudar a hacer los deberes a niños, pero el proyecto es mucho más interesante, y va mucho más allá de ayudar simplemente con los deberes. Asusta, pero al mismo tiempo motiva. El acompañamiento, entonces, no es solo una ayuda escolar, supone también ayudar a los niños a motivarse, a desarrollar un gusto por el aprendizaje y que lleguen a ser más autónomos. También implica actividades siempre bajo el consentimiento de los padres. Actividades como salidas a museos, a ver películas, a centros culturales, o incluso a un lugar tan banal como la biblioteca, que ayuden al niño a ver las cosas de forma diferente.

Se trata en definitiva de motivación, de escuchar, de ayudar en lo posible y aunque yo nunca he hecho algo parecido y ahora mismo estoy acojonada de miedo (hablando mal y pronto) intentando pensar en como voy a hacerlo y como voy a acercarme a un chaval de 12 años, me parece que es un proyecto precioso y muy motivador.

Mañana a las 5 de la tarde tengo mi primera cita con mi “niño” y su madre. Espero que vaya todo bien, espero gustarles, y que algún día cuando ese niño sea un adulto se acuerde de mi.

Cosa de franceses I

marzo 15, 2010

Después de dos meses en Rennes, y alguna otra incursión previa en la cultura gala, me veo con fuerzas e información suficiente como para detallar esos rasgos, esos detalles que conforman la forma de ser de los franceses, sobre todo en lo que concierne la universidad.

Que los franceses son metódicos no es nada nuevo. De hecho, creo que la disertación es una invención suya! Sea como fuere definitivamente les gusta el orden y la estructuración. Ejemplo: como toman los apuntes los franceses en clase. Hay de todo por supuesto, pero me ha hecho mucha gracia ver que como un 70% de los estudiantes utilizan pluma para escribir en clase, y que sus estuches contienen cantidades enormes de material de escritura, borradores de tinta, subrayadores, lápices de varios colores, etc. Sus apuntes se parecen más a un cuadro que a lo que se pueden llamar apuntes. Ordenan, subrayan, subdividen todo… Y la verdad, no sé como les da tiempo a hacerlo ni tampoco como son capaces de recordar de qué color han subrayado que tipo de apartados para seguir el mismo esquema!

El ambiente además es mucho mas frío. Supongo que porque vengo de una carrera en la que no hay muchos alumnos matriculados, estoy acostumbrada a un trato bastante cercano con todos mis profesores, y aquí las cosas cambian bastante. La comunicación por e-mail (según la experiencia que he tenido) es bastante breve, y por lo general no suelen contestar a todo lo que preguntas, y cuando intentas acercarte a ellos, casi siempre tienen prisa, y te piden que vayas a verlos al despacho o que les mandes un e-mail. A excepción de mi profesor de portugués que es un auténtico encanto.

Eso en cuanto a los profesores, pero en cuanto a los alumnos no mejora demasiado. Los Erasmus en general somos bastante ignorados (en esto no me siento sola, porque les pasa a más compañeros que llegaron al mismo tiempo que yo). Casi nadie suele acercarse a hablar contigo, y cuando tú intentas entablar una conversación con ellos no suelen hacer muchos esfuerzos por prolongarla.

Continuará…

Casi primavera

marzo 7, 2010

Desde que llegué a Rennes el miércoles pasado, el sol ha lucido todos los días. Esto es de lo más insólito! He aprovechado muy bien cada rayo, sobre todo durante el fin de semana, que ha cundido muchísimo, como casi todos los que he pasado aquí hasta ahora. Me costó recuperarme del día entero que pasé de viaje, entre el autobús y los trenes para llegar de vuelta a Rennes, pero una vez recuperada es fácil volver a disfrutar, sobre todo cuando la luz acompaña.


Place des Lices

El sábado nos fuimos de nuevo al mercado de la Place des Lices. Menudo cambio! La primera vez que fuí hacía mucho frío y llovía. Esta vez también hacía bastante frío, pero con el sol todo cambia! Es una pena que no tengamos nuestro propio frigorífico donde nadie pudiera robarnos y poder comprar verduras frescas para toda la semana, porque con el sistema que tenemos en la residencia no entran muchas ganas de comprar cosas que sabes que probablemente te van a robar. Así que, a falta de poder comprar alimentos, nos comemos de nuevo una galette saucisse, para no perder las buenas costumbres. Un café al sol de una de las muchas terrazas al lado del mercado, es el final perfecto de la mañana.

Por la noche celebramos los cumpleaños de Coralie y Teodora, que son a todas luces tan jóvenes como yo 🙂 Para honrarlas voy a preparar una tortilla de patatas! Además he traído chorizo de Madrid para que lo prueben, hoy se van a enterar de lo que es comer bien! Debió de gustar porque no quedó nada! La tortilla triunfó (y eso que aún me queda mucho para llegar al nivel de ciertos cocineros!), y el chorizo igual. A falta de sitio seguimos la fiesta en la cocina de nuestra planta y luego salimos al centro de Rennes. Acabamos en un bar gay, lo cual es un alivio, porque aquí sabes que no se te va a acercar ni a molestarte nadie!

Cerca de Cap Fréhel

Coralie, Nina, Paula y Elise

Cap Fréhel

Y aunque se supone que el domingo es para descansar, pues nosotras nos hemos propuesto aprovechar el tiempo que nos queda lo mejor posible. Elise, una de las alemanas, tiene coche, así que nos ha propuesto explorar un poco más la Bretaña. Así que Coralie, Nina, Paula, Elise y yo, nos montamos en el Yaris y emprendemos camino hacia el cabo Fréhel, a una hora más o menos de coche de Rennes, muy cerca de Dinard y Saint Malo. Hacía un frío tremendo, así que no aguantamos mucho fuera del coche, y menos en el cabo, donde el aire te congela la cara. Por el camino vemos que por esta zona se debe de manejar mucho dinero, porque hay unas casas impresionantes, de piedra y madera, con los tejados de pizarra, con terrazas acristaladas, unos jardines preciosos… De ensueño! Comemos en Dinard una galette completa (jamón york, queso y huevo), que nos sienta de maravilla para recuperar un poco el calor corporal. Un café y vuelta a Rennes para ahora sí descansar al calorcito de la calefacción. Esto es vida!

Cap Fréhel

Qué frío!!!!!

Saltando para entrar en calor!

Ummmmmmmmmm!!!!!

Paris es magia

marzo 5, 2010

En mi semana de vacaciones de invierno, como las llaman aquí, aproveché para ir unos días a París con Alberto. Los días pasaron enseguida, y aunque quedaron muchas cosas por ver, las horas cundieron más de lo esperado. No sé qué podría decir de Paris que ya no se haya dicho antes. Incluso con el cielo encapotado resulta una ciudad preciosa y cautivadora. Esta era la tercera vez que estaba en la ciudad, aunque la primera en la que estaba más de uno o dos días, y lo he disfrutado muchísimo. Además no me ha parecido en absoluto una ciudad cara y ha sido muy fácil desplazarse, alojarse, comer bien, entrar a los sitios sin muchas colas… Una gozada! Os dejo algunas fotos.

Mas fotos y recomendaciones en Paris.

Una calle cualquiera

La Tour Eiffel

L‘Arc du Triomphe


M
étro

Sacre Coeur. Montmatre

Musée du Louvre

Escargots. Restaurant Chartier

Vista desde la Torre Eiffel

Notre Dame de Paris

Panthéon

Palais et Jardins de Luxembourg

Musée d’Orsay

Musée d’Orsay

Centre Georges Pompidou

Las vacaciones más raras que he tenido

febrero 28, 2010

Hace una semana que estoy de vacaciones, y cuando comenzaron no me imaginé que me esperaban tantas emociones, por llamarlo de alguna manera. El sábado pasado estaba tan tranquila disfrutando de unos días en París de vacaciones con Alberto, y todo empezó a la hora de volver a Madrid, desde entonces parece que todas las fuerzas del mundo se han juntado para complicarme un poco la vida. Yo intento tomármelo con filosofía, no me queda más remedio. En París, con la confusión de la huelga, el retraso de nuestro vuelo y las informaciones contradictorias de los trabajadores del aeropuerto se me pasó la hora de facturar, así que no pude volver en avión y tuve que pasar la noche en Charles de Gaulle para tomar al día siguiente un bus hasta Madrid que tardaba 17 horas.

Aquí en Madrid me esperaban un par de días de papeleo intenso, intentando conseguir todos los certificados y cartas que me hacen falta para presentarme a la convocatoria de la beca para la que me presneto. Pues cuando ya pensaba que todo había salido bien, resulta que no tengo el buen certificado y que ahora necesito otro diferente. No pasa nada, hay que mantener una actitud zen si no quiero que me salga una úlcera prematura.

Por el certificado no pasa nada, siempre puede ir una persona a solicitarlo y recogerlo. El problema es como vuelvo yo ahora a Rennes. Pienso en tomar el autobús el domingo para llegar el lunes por la mañana, ya que he llegado el jueves, y necesito recuperarme de esas 17 largas horas. Pero resulta que el servicio que va a Rennes solo sale los lunes, miércoles y viernes. No pasa nada total, el lunes sólo tengo un par de clases y no pasa nada si no asisto. Entonces para el lunes ¿no? Pues tampoco… El servicio del lunes ha sido cancelado, aunque no saben decirme el por qué. Esto ya empieza a mosquearme, lo están haciendo aposta? Yo empiezo a pensar que sí. Así que me tiro toda la mañana buscando una alternativa. Autobús Madrid – Burdeos y luego tren? O autobús Madrid – La Rochelle y luego tren? Pero resulta que los días que me interesan el autobús no llega a la Rochelle, y los horarios son muy ajustados. Tengo que estar si o si el miércoles a las 18h en Rennes por temas académicos (qué bien suena!), así que se me van reduciendo las posibilidades.

Al final encuentro una solución. Me quedo hasta el martes en Madrid, lo que me permite gestionar todo lo que me queda (convalidación del título, certificado nuevo y entrega de la documentación en el ministerio) yo misma. Tomaré el autobús a las 20h15 dirección a Tours, me acercó así lo máximo posible a Rennes, y de allí dos trenes. Llego a Rennes el miércoles a las 14h14, a tiempo para mi exposición oral y dejando atrás unos días de lo más estresantes!!!!!!!!!

En resumen, estas son las vacaciones más raras que he tenido y creo voy a acordarme de ellas durante mucho mucho tiempo (con una sonrisa por supuesto)!!!!

Dirty Dancing

febrero 18, 2010

Tengo que agradecer todas esas tardes de domingo en las que a lo largo de mi vida he tenido que tragarme una y otra vez esta película tan inclasificable, porque gracias a ella soy la orgullosa ganadora de una entrada de cine, cuando quiera, y para la película que quiera, ni más ni menos oye! Ese era el premio para el equipo ganador del blind test de ayer, en el que participé con Paula, mi compañera de fatigas cinematográficas en Rennes.

El blind test es un juego musical que consiste en adivinar el título de un película por la música de su banda sonora. Ayer asistí por primera vez a uno de estos quizz musicales, organizado por la asociación de cine de la universidad Scen’Art. Paula y yo hacíamos equipo con dos franceses (bastante sosos por cierto, aunque esto no es muy nuevo, y algo intimidados por nuestra imponente simpatía!!!) que estaban un poco colgados. Nos hicimos llamar “Les Deloreans”, el porqué ya lo explicaré en otro post, y ganamos! Un poco justos eso sí, porque hubo un empate con otro equipo a 26 puntos.

Y aquí llega la importancia de Dirty Dancing y esa banda sonora que he escuchado cientos de veces en mi infancia /barra/ adolescencia. Los dos equipos frente a frente, dispuestos a darlo todo por unas entradas de cine gratis (la palabra mágica), con las manos listas para ser alzadas, con el cerebro preparado para reaccionar lo más rápido posible… Y aquí tengo que confesar sin mucho pudor que me merezco todas las alabanzas, porque fui yo, y solo yo :-), la que en cuestión de milésimas de segundo alzó la mano y nombró el título de la película con un acentazo español que hizo soltar alguna que otra carcajada a mi alrededor. Para perplejidad del equipo contrario que no tuvo tiempo ni siquiera de reaccionar. Yo que pensaba que nos iban a poner algo complicado, alguna película rebuscada… Y van y me ponen DIRTY DANCING!!!! Pero si yo he crecido con Patrick Swayze en camiseta de tirantes blanca y pantalones negros ajustados!

Aunque no hubiera ganado la entrada de cine (que tiene su motivación!!), me lo hubiera pasado igual de bien y hubiera disfrutado tanto como lo hice anoche. Y ahora a elegir que película quiero ir a ver, con Paula por supuesto.

Una semana movida!

febrero 12, 2010

Esta semana ha sido intensa, las clases empiezan a ser cada vez más duras. Ya hay mucho material para leer, así que el período de adaptación ha llegado a su fin, me temo 😦 Aunque la semana que viene llegan las vacaciones de invierno! Pero si acabamos de empezar y ya tenemos una semana entera de vacaciones de invierno???? Me encanta Francia!

Hasta el 16 de Febrero se celebra el Festival de Cine de Rennes Metropole, que este año está dedicado a Estambul y Turquía. La programación es amplia, y además las películas se repiten dos o tres veces en varios cines y en diferentes días para que puedan ser vistas por el máximo número de personas. Me parece una iniciativa muy interesante para una ciudad tan pequeña! El otro día vimos una película alemana que recomiendo ver a todos, Im Juli. Hacía mucho que no me reía tanto con una película!

Y ayer me fui de fiesta. Casi por primera vez propiamente dicho desde que estoy en Rennes. Mi “padrino” erasmus, Pierre, que no había tenido la oportunidad de conocer hasta ayer, me invitó a una fiesta en su casa, me llevé a la tropa de la residencia Guyenne (donde vivimos), y nos lo pasamos genial, fue una noche muy divertida, conocimos a mucha gente y estuvimos a gustísimo!

Yolanda, Elise y Coralie

Mañana nos vamos a Nantes de excursión, gracias a nuestro tutores que definitivamente nos están mimando muchísimo, los que llegaron en el primer semestre están celosos porque a ellos no les organizaron tantas cosas como a nosotros. Si es que donde hay calidad…..

Fin de semana en Nantes con Camille

febrero 9, 2010

Este fin de semana he estado en Nantes en casa de mi amiga Camille. Aunque la carretera que separa Nantes de Rennes va prácticamente en línea recta, en tren el viaje es otra historia. No hay trenes directos entre las dos ciudades (al menos ni el sábado por la mañana ni el domingo por la tarde) y hay que hacer transbordo en Redon, que queda más o menos a medio camino entre ambas. Así que en ambos trayectos toca esperar al menos media hora para tomar el segundo tren.

Llego a Nantes a las 10h12 con mi planta en mano (que por cierto me he olvidado de preguntar como tiene que regarse en la floristería). Camille y Guillaume ya me esperan en el andén. Camille con los brazos abiertos literalmente! Hace dos años que no la veo, y sin embargo es una de estas personas con las que sientes que, por mucho que pase el tiempo, hay siempre una cierta familiaridad que os une. Pues así me pasa con Camille, que es además mucho más cariñosa que la mayoría de los franceses jejeje!

Vamos directamente a un mercadillo cerca de su casa donde no puedo evitar comprar libros. Los más caros en edición de bolsillo están a 1€, tal tentación es imposible de resistir! También hay muebles de segundo mano, así que la visita da juego a mucha risa y recuerdos de infancia (muebles o vajillas que todos hemos tenido en casa alguna vez!). Vamos a su casa a dejar la maleta y a comer… Me sorprenden con una fondue bourginone, es decir una fondue de carne. Se calienta la fondue llena de aceite, se pinchan los trozos de carne de ternera en una especie de tenedores alargados, se deja en el aceite al gusto y se acompaña con diversas salsas. Una delicia!

Luly, una de las gatas de Camille, me recordó
cuanto echo de menos a Chispita!!!

Tras una buena sobremesa nos vamos al centro de Nantes. Ha amanecido soleado, pero como suele pasar por esta zona del país, la cosa ha cambiado rápidamente, y ahora el cielo está cubierto, aunque por fortuna no va a llover en todo el día. Voy a volver el sábado que viene a la ciudad en la salida que nos han organizado a todos los Erasmus, así que ver la ciudad no es tanto mi prioridad como pasar el día con mi amiga. Damos una vuelta por el centro, veo lo esencial y quedamos con Fred, un amigo de Camille, para tomar algo, antes de volver a casa a cenar. Al final, la cena se ha alargado más de lo previsto. En Francia los bares cierran más o menos a la 1h (al menos en Nantes y Rennes es así), así que o cenas fuera o cenas pronto en casa. Acabamos la noche charlando, bebiendo y arreglando el mundo desde el sofá 🙂

El domingo nos damos un buen paseo dominguero por un parque cercano y volvemos a casa porque hoy me toca a mi cocinar y voy a hacer una tortilla de patatas. Hace siglos que no hago una, así que no sé como va a salir la cosa, además como el especialista en tortillas de patata es Alberto, yo casi nunca las hago. Además me veo frente a una enorme sartén que me impone bastante. Menos mal, que el hombre de la casa me ayuda a darle la vuelta. Como siempre, me quedo corta de sal, y también de huevos, pero al parecer ha gustado mucho porque no ha quedado ni una miga…

Gracias por todo Camille por un fin de semana diferente, por la magnífica acogida, por escucharme y por ser una gran amiga.

Chili con carne

febrero 7, 2010

El viernes por la noche Anne y Paula tomaron la iniciativa a la hora de la cena, yo aunque ya me voy acostumbrando a los horarios más europeos, aún me falta práctica para saber cuando hay que empezar a preparar la cena porque siempre tiendo a esperar más que los demás. Iban a preparar Chili con carne, que yo por cierto nunca había probado antes, aunque para ellas resultaba un poco raro que yo no lo hubiera probado nunca siendo española, porque el plato es mexicano, y quizás ven una conexión donde quizás yo no.

Total que a ello nos pusimos, o más bien se pusieron ellas, que ya lo tenían casi todo preparado. Yo me limité a pelar las zanahorias, servir el aperitivo y hacer las fotos testimoniales. Cada vez le vamos cogiendo más cariño a la cocina, aunque todavía resulta un poco difícil cocinar en ella.

No nos falta de nada, supongo que ese espíritu alemán tan difícil de describir tiene gran parte de culpa. Ponemos un poco de música (francesa por supuesto) para amenizar un poco el ambiente. A pesar de ser muy diferentes las unas de las otras y venir de países también muy distintos, conseguimos hacer nuestra pequeña cena en familia, intentando comunicarnos lo mejor posible (algo que no es siempre fácil cuando te faltan tantas palabras para explicarte en condiciones).

Al final como me está pasando últimamente, nadie quiere beber vino, y me encuentro terminando la botella que he comprado para acompañar la cena yo sola.

Tengo que coser los bajos de un pantalón después de eso, y aunque al principio pienso que me han salido muy bien, a la mañana siguiente me doy cuenta de que me ha salido una pierna un poco más larga que la otra, y que no he seguido precisamente una línea recta de costura… En fin, no se puede acertar en todo!!!! Mas fotos.