Posts Tagged ‘saint malo’

Bretaña y Normandia

mayo 14, 2010

Como si fuera un viaje de fin de curso, tan sólo un día después de terminar mi último examen, llegó Alberto a Rennes y nos pusimos en marcha durante 6 días. Yo volví de nuevo a Dinan, Saint-Malo y Le Mont Saint Michel. Incluso en la tercera visita en tres meses, me siguieron pareciendo lugares preciosos, pero supongo que los próximos 20 años tendré otros destinos prioritarios! Después siguió Baja Normandía, departamento de Calvados: Caen, Bayeux y la franja costera donde se encuentran todas las playas del desembarco, e infinidad de museos dedicados a la 2ª Guerra Mundial.

Los cementerios con miles y miles de tumbas nos pusieron los pelos de punta, aprendimos más sobre el desembarco y la batalla de Normandía visitando varios de los museos de la zona, y por supuesto, comimos como reyes y encima por muy poco dinero. Los últimos dos días, pude despedirme a conciencia de Rennes, paseando por sus calles sabiendo que la próxima vez que las caminara sería como visitante y no como residente.

Dinan

Saint-Malo

Le Mont Saint Michel

Tapiz de Bayeux. Hecho en el siglo XI

Catedral de Bayeux

Cementerio militar de la 2ª Guerra Mundial. Bayeux

Búnker alemán tomado por los ingleses después del desembarco en Colleville-Montgomery

Cementerio americano en Omaha Beach. Colleville-sur-mer.

Cementerio alemán en La Cambe.

Caen. Abbaye-aux-Hommes

Fougères y su castillo. A unos 40 km de Rennes

Rennes. République. Rue de Pre Botté

L'épicerie. El mejor café y las mejores tartas de Rennes.

Galette "La Carlos" en el restaurante L'Abri du Marché. Riquísima!

El verdadero espejo de nuestro discurso es el curso de nuestras vidas. Montaigne

La entrada a mi residencia universitaria. A pesar de todo, lo echaré de menos.

Anuncios

Visita familiar

abril 5, 2010

Estas vacaciones de Semana Santa he estado muy bien acompañada. El lunes y martes pasado pasaron por aquí Batirtze y Diego a verme. Les enseñé lo que pude de Rennes y nos la pasamos muy bien. No pude pasar mucho tiempo con ellos así que se me hizo un poco corto pero también me hizo mucha ilusión que vinieran y verles aquí!!!! Ellos siguieron camino por Bretaña y yo me quedé en Rennes esperando la siguiente visita.

Y el viernes llegó mi familia, mi hermano Koldo, mi cuñada Sandra y mi madre. Para ella era la primera vez en su vida que iba a un país extranjero (si exceptuamos una pequeña incursión en el País Vasco francés de un día), y también la primera vez que venía a visitarme desde que dejara de vivir con ella hace 9 años. Así que una visita muy especial para mi. Nos ha dado tiempo a comer galettes, a pasear y pasar desapercibidos entre tanto turista por las calles de Saint Malo y por las cuesta del Mont Saint Michel y de Dinan. El tiempo ha sido clemente con nosotros y nos ha permitido disfrutar de unas vistas preciosas. Espero que les haya gustado Bretaña y que les haya quedado ganas de repetir. Yo he estado encantada de tenerles aquí conmigo unos días y de haberles enseñado este trozo de mundo tan bonito.

Eskerrik asko a todos por venir!

Nuestra ruta por Bretaña, corta pero efectiva!

Casi primavera

marzo 7, 2010

Desde que llegué a Rennes el miércoles pasado, el sol ha lucido todos los días. Esto es de lo más insólito! He aprovechado muy bien cada rayo, sobre todo durante el fin de semana, que ha cundido muchísimo, como casi todos los que he pasado aquí hasta ahora. Me costó recuperarme del día entero que pasé de viaje, entre el autobús y los trenes para llegar de vuelta a Rennes, pero una vez recuperada es fácil volver a disfrutar, sobre todo cuando la luz acompaña.


Place des Lices

El sábado nos fuimos de nuevo al mercado de la Place des Lices. Menudo cambio! La primera vez que fuí hacía mucho frío y llovía. Esta vez también hacía bastante frío, pero con el sol todo cambia! Es una pena que no tengamos nuestro propio frigorífico donde nadie pudiera robarnos y poder comprar verduras frescas para toda la semana, porque con el sistema que tenemos en la residencia no entran muchas ganas de comprar cosas que sabes que probablemente te van a robar. Así que, a falta de poder comprar alimentos, nos comemos de nuevo una galette saucisse, para no perder las buenas costumbres. Un café al sol de una de las muchas terrazas al lado del mercado, es el final perfecto de la mañana.

Por la noche celebramos los cumpleaños de Coralie y Teodora, que son a todas luces tan jóvenes como yo 🙂 Para honrarlas voy a preparar una tortilla de patatas! Además he traído chorizo de Madrid para que lo prueben, hoy se van a enterar de lo que es comer bien! Debió de gustar porque no quedó nada! La tortilla triunfó (y eso que aún me queda mucho para llegar al nivel de ciertos cocineros!), y el chorizo igual. A falta de sitio seguimos la fiesta en la cocina de nuestra planta y luego salimos al centro de Rennes. Acabamos en un bar gay, lo cual es un alivio, porque aquí sabes que no se te va a acercar ni a molestarte nadie!

Cerca de Cap Fréhel

Coralie, Nina, Paula y Elise

Cap Fréhel

Y aunque se supone que el domingo es para descansar, pues nosotras nos hemos propuesto aprovechar el tiempo que nos queda lo mejor posible. Elise, una de las alemanas, tiene coche, así que nos ha propuesto explorar un poco más la Bretaña. Así que Coralie, Nina, Paula, Elise y yo, nos montamos en el Yaris y emprendemos camino hacia el cabo Fréhel, a una hora más o menos de coche de Rennes, muy cerca de Dinard y Saint Malo. Hacía un frío tremendo, así que no aguantamos mucho fuera del coche, y menos en el cabo, donde el aire te congela la cara. Por el camino vemos que por esta zona se debe de manejar mucho dinero, porque hay unas casas impresionantes, de piedra y madera, con los tejados de pizarra, con terrazas acristaladas, unos jardines preciosos… De ensueño! Comemos en Dinard una galette completa (jamón york, queso y huevo), que nos sienta de maravilla para recuperar un poco el calor corporal. Un café y vuelta a Rennes para ahora sí descansar al calorcito de la calefacción. Esto es vida!

Cap Fréhel

Qué frío!!!!!

Saltando para entrar en calor!

Ummmmmmmmmm!!!!!

Saint Malo

enero 31, 2010

Ayer estuvimos de excursión en Saint Malo, una ciudad corsaria del norte de Bretaña, fortificada, rodeada de arena y mar, con muchas historias de barcos, batallas y leyendas preciosas. Nos hicieron una visita guiada muy interesante que aguantamos muy bien a pesar del frío que hacía y el viento helado que nos cortaba la cara. Si en el visita de Mont St Michel nos sobró un poco de tiempo, aquí nos falto más para haber podido explorar un poco la ciudad, que aunque pequeña da para mucho.

La historia de la ciudad es fascinante. Incluso llegó a ser independiente durante 4 años (entre 1590 y 1594). Aquí nacieron dos celebridades importantísimas, cada una en su disciplina, en la historia de Francia. Jacques Cartier, explorador y navegante que obtuvo territorios de Canadá para la corona francesa a partir de 1534, y que descubrió el golfo del río San Lorenzo. Y François-René Chateaubriand, uno de los escritores del romanticismo más importantes en Francia (considerado por muchos el fundador de ese movimiento en el país). Así que habría hojas y hojas para escribir, pero como a mi se me da muy mal contar historias, mejor dejo unas fotos a modo de ilustración (mas fotos):