Posts Tagged ‘sol’

Las clases ya han terminado

abril 9, 2010

Hoy es viernes y he tenido mi segundo examen en Rennes. No ha ido del todo mal, ya veremos qué dicen las notas. La de hoy ha sido la asignatura más interesante que he tenido con creces. Se llama “Enseñar la civilización a un público Francés Lengua Extranjera”, una clase muy práctica e interesante, sobre todo a la hora de enseñar una lengua y una civilización nueva, donde entran en juego estereotipos, implícitos y evidencias “invisibles”, que nublan nuestra objetividad.

Para celebrar el fin de la primera semana de exámenes y antes de ponerme a estudiar lo “serio”, he decidido darme el gusto de ir a dar una vuelta al centro de Rennes aprovechando que hacía un día precioso. Pues de camino se me ha ocurrido una idea mejor, me he comprado un bocata y una botella de agua y me he ido al borde del río a comer. Me ha recordado mucho a mi época en Toulouse, aunque para mí Toulouse no tiene comparación posible. Música de Aimee Mann, un trocito de césped, sol y una brisa fresca… Así se estudia de otra manera. ¿Qué tendrá el sol que nos da tanta energía? A veces me hacen falta pocas cosas para ser feliz!

Ahora toca sumergirse en la lectura. Tengo que hacer dos grandes trabajos antes de final de mes, para lo que tengo que leer varios libros, y preparar dos exámenes también para finales de Abril. Parece que queda lejos, pero si cuento los libros que tengo que leer, más los que me hacen falta consultar para preparar las asignaturas, me voy a pasar las próximas tres semanas leyendo mañana y noche! Si tan solo tuviera una buena memoria para que las lecturas no fueran en vano…

Mis lecturas. Algunos ya leídos, otros quedan por descubrir

Así que terminadas las clases, ya sólo me quedan unas semanas por delante para terminar la carrera (eso espero!). Han sido cuatro años duros, largos y cortos al mismo tiempo, pero realmente ha merecido la pena el esfuerzo.

Anuncios

Casi primavera

marzo 7, 2010

Desde que llegué a Rennes el miércoles pasado, el sol ha lucido todos los días. Esto es de lo más insólito! He aprovechado muy bien cada rayo, sobre todo durante el fin de semana, que ha cundido muchísimo, como casi todos los que he pasado aquí hasta ahora. Me costó recuperarme del día entero que pasé de viaje, entre el autobús y los trenes para llegar de vuelta a Rennes, pero una vez recuperada es fácil volver a disfrutar, sobre todo cuando la luz acompaña.


Place des Lices

El sábado nos fuimos de nuevo al mercado de la Place des Lices. Menudo cambio! La primera vez que fuí hacía mucho frío y llovía. Esta vez también hacía bastante frío, pero con el sol todo cambia! Es una pena que no tengamos nuestro propio frigorífico donde nadie pudiera robarnos y poder comprar verduras frescas para toda la semana, porque con el sistema que tenemos en la residencia no entran muchas ganas de comprar cosas que sabes que probablemente te van a robar. Así que, a falta de poder comprar alimentos, nos comemos de nuevo una galette saucisse, para no perder las buenas costumbres. Un café al sol de una de las muchas terrazas al lado del mercado, es el final perfecto de la mañana.

Por la noche celebramos los cumpleaños de Coralie y Teodora, que son a todas luces tan jóvenes como yo 🙂 Para honrarlas voy a preparar una tortilla de patatas! Además he traído chorizo de Madrid para que lo prueben, hoy se van a enterar de lo que es comer bien! Debió de gustar porque no quedó nada! La tortilla triunfó (y eso que aún me queda mucho para llegar al nivel de ciertos cocineros!), y el chorizo igual. A falta de sitio seguimos la fiesta en la cocina de nuestra planta y luego salimos al centro de Rennes. Acabamos en un bar gay, lo cual es un alivio, porque aquí sabes que no se te va a acercar ni a molestarte nadie!

Cerca de Cap Fréhel

Coralie, Nina, Paula y Elise

Cap Fréhel

Y aunque se supone que el domingo es para descansar, pues nosotras nos hemos propuesto aprovechar el tiempo que nos queda lo mejor posible. Elise, una de las alemanas, tiene coche, así que nos ha propuesto explorar un poco más la Bretaña. Así que Coralie, Nina, Paula, Elise y yo, nos montamos en el Yaris y emprendemos camino hacia el cabo Fréhel, a una hora más o menos de coche de Rennes, muy cerca de Dinard y Saint Malo. Hacía un frío tremendo, así que no aguantamos mucho fuera del coche, y menos en el cabo, donde el aire te congela la cara. Por el camino vemos que por esta zona se debe de manejar mucho dinero, porque hay unas casas impresionantes, de piedra y madera, con los tejados de pizarra, con terrazas acristaladas, unos jardines preciosos… De ensueño! Comemos en Dinard una galette completa (jamón york, queso y huevo), que nos sienta de maravilla para recuperar un poco el calor corporal. Un café y vuelta a Rennes para ahora sí descansar al calorcito de la calefacción. Esto es vida!

Cap Fréhel

Qué frío!!!!!

Saltando para entrar en calor!

Ummmmmmmmmm!!!!!